Antes de convertirnos en el teatro internacional más austral del mundo, existía una tradición cultural en Frutillar que ha permitido enriquecer la vida de la comunidad a través de un hilo conductor: La Música.



La llegada de inmigrantes alemanes a estas tierras desde el siglo XIX sembró la semilla de la creación de Semanas Musicales de Frutillar, uno de los encuentros de música docta más reconocidos en Chile y América Latina, que se realiza de manera ininterrumpida desde 1968.
En sus inicios, este encuentro congregó a un pequeño grupo de vecinos de la zona, como Robert Dick, Arturo Junge, Alfredo Daetz y Flora Inostroza, quienes sentaron las bases del evento que se realiza hasta el día de hoy en nuestros espacios.
Además de integrar el comité organizador de Semanas Musicales de Frutillar, Robert Dick fue director del Colegio Alemán de Frutillar y también estuvo a cargo del Coro Liederkranz, mientras que el multifacético Alfredo Daetz fue uno de los primeros en abrir su casa al turismo e impulsar el festival musical.
Otra figura relevante en el curso de la ciudad fue Jacob Junginger, un profesor contratado por el gobierno chileno en la década de1880 para dirigir la Escuela Pública de Frutillar, quien impulsó también la creación del Instituto Alemán.
Porque el Día del Patrimonio Cultural también se vive desde casa, ¡mira los documentales a continuación y conoce más acerca del legado de Jacob Junginger, Robert Dick y Alfredo Daetz!