Relatos


    Hemos finalizado la primera etapa del Concurso “Inspírame Gabriel García Márquez”, en la que recibimos relatos provenientes de 15 colegios de 9 comunas distintas de la Región de Los Lagos y en la que participaron más de 300 alumnos.

    El jurado, compuesto por: Fernando Olavarría (profesor de Castellano con post-título en especialización en Currículo, Evaluación y Orientación Educacional), María José Mira (Jefa Educación Teatro del Lago) y Eugenio Rengifo (Director Ejecutivo de Fundación PLADES), seleccionó un total de 15 relatos.

    ¡Felicitaciones a los 15 relatos que están concursando para pasar a la etapa final! En las próximas semanas recibirán un regalo sorpresa para cada alumno y profesor participante.
    Agradecemos y destacamos la labor realizada tanto por profesores como alumnos en este proceso y los invitamos a leer los relatos seleccionados y votar por su favorito. Plazo: hasta el 30 de septiembre

    Los 10 relatos más votados pasarán a la etapa final en la que dos artistas visuales visitarán al grupo para apoyarlos en la elaboración de un comic y un muñeco hecho en base a materiales reciclados, además de llevarles algunos materiales Faber Castell.

    Te invitamos a votar por tu relato preferido, para ello solo tiene que ingresar tus datos y luego votar.

    Si aun no revisas todos los relatos, te invitamos a ver en las pestañas cada unos de los 18 relatos en participación.

    Eternamente Flora

    Una niña llamada Flora nació a partir de una estrella fugaz que cayó del cielo hace muchos años atrás cerca de un lago. De esta estrella creció una hermosa rosa roja; de ella -una vez florecida- nació una bella niña que fue encontrada por una señora residente de la zona conocida hasta entonces como Desolado, un lugar montañoso y agreste ubicado al sur de Chile que solamente lo embellecía un bello lago, la crió como si fuera su propia hija. La niña era de tez pálida, cabello rojizo y de ojos verdes intensos. Era dueña de una personalidad muy particular, gustaba de sentarse en una roca y soñar su pueblo cubierto de enredaderas, caminos verdes, balcones llenos de flores y horizontes cargados de colores. Como era natural sus tardes las pasaba generalmente sola, pues las niñas de su edad no aceptaban que se acercara a ellas pues su condición era muy distinta a las niñas del lugar.

    El deseo de Flora era que Desolado tuviera más vegetación, por eso a la edad de 10 años se da cuenta que tenía un poder especial, algo mágico en ella; el hacer crecer las plantas y arbustos a voluntad. La planta que más le gustaba era un arbusto de hojas verdes y con flores de tonalidades rosadas y moradas. Cada vez que ella se sentaba en una roca a mirar su alrededor, aparecía este bello arbusto rodeándola con las más bellas flores y un aroma muy particular que impregnaba el aire y su interior. Le llamó Rododendro. Como Flora era tan pequeña para la gran extensión que tenía el pueblo, no lograba que todo estuviese cubierto con el Rododendro. Cada vez se le dificultaba más embellecer las montañas rocosas y secas de la ciudad, eso provocaba en ella un sentimiento de angustia, frustración y melancolía. Ya que pese a sus esfuerzos Desolado aun era triste, gris y agreste.
    Un día como cualquier otro estaba Flora sentada en una de las pampas del pueblo, notó que se acercaba una niña quien se sienta a su lado. Sorprendida no supo qué hacer, se preguntaba si hablarle o no, quizás solo sonreír bastaría pero simplemente guardó silencio y esperó que la recién llegada hablara. Y así pasó la tarde y muchas tardes más, en que se sentaban a mirar el horizonte sin emitir ningún sonido. Un día Flora, sintió una emoción que no había experimentado nunca, de ella brotó una lágrima tibia y solitaria resbalo de sus ojos y corrió por su mejilla. Estaba cargada de felicidad, esperanza y ésta al tener contacto con el suelo brotó un fruto silvestre que reflejaba en sus colores lo que sucedía a Flora. La silenciosa niña que observaba junto a ella, quedó muy sorprendida y recogió lo que salió del suelo, en ese instante por fin se escucha un suave sonido, una dulce tierna voz – ¿Qué es?-. Ambas niñas sin saber a qué se enfrentaban deciden probarlo, al unísono prueban el fruto dulce y sabroso, se miran a los ojos llenos de luz y con una sonrisa cómplice en el rostro disfrutan cada bocado, sin sospechar que están al inicio y también al final de una nueva amistad, una vez terminado el fruto las miradas se vuelven grises, algo ocurre. Así de esta manera nace y termina una hermosa amistad que duró lo que duro el fruto.

    Flora embargada por la tristeza de no saber qué hacer después de haber sentido la amistad de manera tan fugaz en su vida se hunde en una profunda pena, cada vez peor, solo se tiende en el pasto rodeada de vegetación se duerme con una sonrisa en el rostro y muere. En ese instante en el pueblo de Desolado comenzó a crecer de forma abundante ese fruto que salió producto de felicidad compartida entre dos amigas. La gente del pueblo al ver que salían de manera exorbitante, llenando montes y llanuras, alegrando el entorno y a los habitantes este delicioso fruto, la llamaron frutilla, a la semana siguiente, todo el pueblo estaba lleno de ellas, árboles, flores y pampas llenas de pasto y frutillas.

    Tres años después decidieron cambiar el nombre del pueblo a Frutillar en honor a este fruto mágico, sin saber la lucha de la pequeña Flora que falleció tratando de que el antiguo Desolado cambiara y se convirtiera en un pueblo bello y colorido, sin embargo Flora sigue presente hasta hoy embelleciendo el antiguo Desolado, el verde de sus ojos llena sus pampas y calles, su tez blanca corona el volcán durante todo el año ,en ocasiones la lluvia generosa se deja caer como aquella lagrima que rodo por su mejilla, el silencio reina en las noches para recordar a su amiga y la cabellera rojiza de Flora enciende cada atardecer en el pueblo conocido hoy como Frutillar.

    foto
    Colegio Madre de Dios, Frutillar
    curso: 7º y 8º básico
    Profesora: María Paz Rodríguez
    Relato: “Eternamente Flora”

     

    Texto y foto Relato 2
    Texto y foto Relato 3
    Texto y foto Relato 4
    Texto y foto Relato 5
    Texto y foto Relato 6
    Texto y foto Relato 7
    Texto y foto Relato 8
    Texto y foto Relato 9
    Texto y foto Relato 10
    Texto y foto Relato 11
    Texto y foto Relato 12
    Texto y foto Relato 13
    Texto y foto Relato 14
    Texto y foto Relato 15
    Texto y foto Relato 16
    Texto y foto Relato 17
    Texto y foto Relato 18

    [polldaddy type=”iframe” survey=”44F6631ED3CD3BF8″ height=”auto” domain=”agenciadigitalampara” id=”concurso-inspirame”]

    Desarrollado por la Agencia Lámpara
    WordPress Image Lightbox